Nací un 25 de mayo en Sevilla y desde entonces mi número favorito es el cinco. Aunque por fecha de nacimiento el que me representa es el seis.
Siempre me ha dado mucho reparo hablar sobre mí, así, que cómo me siento bastante identificada con la definición que hace la numerología con mi número, la usaré para contaros un poco cómo soy, mi forma y mi filosofía de ver y vivir la vida. El número seis vibra en la responsabilidad afectiva, el amor, y el equilibrio. Desde la honestidad y fidelidad, nos enseña a evolucionar en armonía, a ofrecer amor de manera desinteresada, apreciando la belleza y viviendo en el bienestar. 

Os diré que mi vida cambió a los diecisiete años cuando perdí a mi madre, hecho que me marcó y me llevó a una constante búsqueda por conocer y comprender el sentido más profundo de la vida. A los veinte me incorporé en la Administración Pública, un trabajo que nunca me llegó a gustar. Una vez más, mis miedos me obligaron durante muchos años a mantenerme en mi “segura e incómoda zona de confort” Con el tiempo, para hacer más llevadera mi resignación, comencé alternar mis estudios y lecturas de crecimiento personal con la escritura, pero la vida, cuando ve que tú no eres capaz de dar el paso, de alguna u otra manera, se va encargando de llevarte al lugar al que te pertenece, haciendo que en los últimos años  la situación se volviera tan insoportable que mi cuerpo comenzó a hablar lo que mi corazón callaba. Fue cuando aparecieron de la noche a la mañana las interminables contracturas de cuello y alergias que me mandaban a urgencias. Al ver que seguía sin oír a mi alma, mi mente, cansada de hacer siempre lo mismo, decidió enviarme una buena dosis de ansiedad y depresión para ver si era capaz de escuchar de una vez por todas a mi corazón. Perdida y sin saber qué hacer, fue precisamente la enfermedad la que me llevó a estudiar la Biodescodificación natural, convirtiéndose en mi sanación y mi salida, y con la que al fin obtuve las piezas del puzzle que me faltaban por encajar y comprender. Desde entonces ha habido un antes y un después en mi vida, una autentica catarsis que me llevó a perdonar y sanar muchas cosas que sin saber estaban guardadas en lo más profundo de mi ser. Ahora, desde mi experiencia vital y a través de todo lo que nos ofrece la Madre Tierra, acompaño a encontrar una salida desde el Amor y la comprensión a personas que se encuentran perdidas. Juntas recorremos el camino mientras vamos descubriendo la magia de la vida.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePrint this page