La portada de mi nueva novela, la corona unos pies descalzos rodeados de flores y por dos animales de poder: la mariposa y el colibrí. Todos ellos te invitan a que descubras el verdadero mensaje que esconde la realidad y, te animan a seguir viviendo la aventura de la vida, consciente de que todos estamos en conexión y de que somos uno con el Todo.

Las flores, al igual que los árboles, representan la maestría de la aceptación. Ofreciéndose cómo ejemplos de vida al mundo, viven en el aquí y ahora. Demostrando con una entrega absoluta, su poder curativo; sosteniendo desde la sencillez y el amor, la energía que nos facilita y equilibra en nuestro caminar.

La mariposa, representa la transformación y el renacer. Es la fiel y discreta compañera que te ayudará a cambiar el paso del gusano por el vuelo ligero en libertad. Ella te demuestra de que la vida es un constante aprendizaje y que en el cambio está la evolución. Cómo crisálida te invita a que mires en tu interior para obtener una perfecta transición y poder así conocer la magia del universo. Para conseguirlo tienes que atreverte a dar el primer paso; es una condición que nadie podrá hacer por ti.

El colibrí es el pájaro más pequeño del mundo. Gracias a su poder de adaptación disfruta de la libertad y la alegría de vivir, ya que lo mismo es capaz de recorrer grandes distancias buscando flores, que de mantenerse en su aleteo mientras extrae su néctar-medicina. El colibrí es el claro ejemplo de que puedes vivir sin miedos, libre de ataduras y condicionamientos. Te enseña a que aprendas a elegir un trabajo que te permita disfrutarlo, y que todo lo que hagas en la vida, sea desde la alegría y el amor.

 

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePrint this page