Cuando te sientas triste, sufras una dolorosa sensación de abandono y pienses que todo está acabado. Es importante que sepas que, en realidad, te está ocurriendo todo lo contrario.

Piensa que, “Cuando el mundo se para a tus pies” siempre es para enseñarte algo.

Tienes que saber que, todo forma parte del aprendizaje que tu alma necesita para su crecimiento y evolución.

La vida, el universo, Dios, cómo quieras llamarlo, te envía esa sensación de vacío y desamparo para que te reencuentres contigo mism@.

Es a través del miedo, la enfermedad, la soledad, la injusticia y el dolor, las vías que te obligarán a medir tu fuerza y tu valor.

Tocar fondo te hará ver y apreciar todo lo que tienes y lo mucho que puedes perder.

Bajar a la oscuridad más profunda te dará la oportunidad de hacerte fuerte y poderos@.

Te llevará a que aprecies, respetes, cuides y sobre todo, ames tu vida por encima de todo.

Sabrás que, cuando experimentes y superes la noche oscura del alma, dejarás de sobrevivir y comenzarás a vivir.

Así que, a partir de ahora, cuando sientas que el mundo se para a tus pies, sabrás que lo hace para que aprendas a aceptar, soltar y compartir, desde la compasión y el verdadero amor.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePrint this page