Estamos en pleno verano, la estación más calurosa del año, donde el buen tiempo nos invita a compartir en familia y con amigos comidas ligeras y bebidas refrescantes.

En éste periodo estival cruzamos el ecuador del año y es una buena época para reflexionar sobre nosotros mismos y hacer balance de lo logrado en los objetivos fijados. El verano es una época fantástica para darnos un respiro. Nos ayuda a desconectar y recargar las baterías con las que poder retomar en septiembre todo lo que se nos quedó pendiente.

En la medicina tradicional china, corresponde al elemento fuego, lo representa el corazón y el intestino delgado. La energía del corazón controla la actividad mental y emocional, mientras que el intestino delgado representa el ser. Por lo que es conveniente una vez más, observar a la naturaleza y aceptar con gratitud los frutos que nos ofrece la madre Tierra. Los órganos al igual que las emociones necesitan equilibrarse y tener armonía en su totalidad. Para ello lo haremos con ingesta de comida cruda o poco cocinadas que nos refresquen durante los meses de calor.

Agradecidos elaboraremos nuestros platos con alegría, ya que es muy importante la energía con la que manipularemos los alimentos. Conscientes de que todos estamos en conexión, es nuestra responsabilidad tratarlos con amor, ya que será el mismo que recibiremos de nuevo.

Os dejo un plato  multicolor y fácil de preparar:

Receta. Una crudité con dos salsas: Para su elaboración necesitaremos verduras de temporadas que se puedan comer crudas; en esta ocasión usaremos: coliflor, zanahorias, pepinos, tomatitos cereza, rábanos y champiñones. Lo trocearemos en tiras las verduras alargadas y en láminas medianas las redondeadas. Eso nos permitirá cogerlo con las manos para recoger las salsas con las que se acompañaran.
Con la misma buena energía elaboraremos dos salsas en frío ricas y sabrosas: una de humus y la otra de tapenade.
Para el humus necesitaremos: garbanzos remojados o de bote, un diente de ajo, aceite de oliva, tahini o sésamo en grano, un poco de sal y zumo de limón. Se tritura o se maja todo, dependiendo de cómo os guste la textura y se presenta con un poco de pimentón espolvoreado.
Para el tapenade necesitaremos: unos 150 g de aceitunas negras deshuesadas, unas tres o cuatros hojitas de menta fresca, medio diente de ajo, unas diez alcaparras, un filete de anchoa y un chorreon de aceita de oliva virgen. Se tritura o maja todo, dependiendo de cómo os guste la textura. A me gusta presentarlo con una hojita de menta. *En la medida de lo posible, por nuestra salud y por la del planeta, debemos evitar todo lo que lleve conservantes, colorantes etc.

Y de postre: una fresca y jugosa sandía. Que además de ser un estupendo diurético, es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales que benefician a nuestro corazón.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePrint this page