Decía Lao Tse que el agradecimiento es la memoria del corazón…Y como esta web está hecha desde el corazón y para el corazón, quiero agradecer desde aquí a todas las personas que han formado parte de éste nuevo proyecto de vida.

Al primero que quiero agradecer desde lo más profundo de mi ser, por todos sus buenos consejos ante mis dudas y miedos, es a mi hijo Jesús. Por su paciencia y su generosidad, pero sobre todo, por su incondicional apoyo en momentos decisivos de mi vida. Cómo digo en la dedicatoria, es mi amor y mi maestro. También añadiría…mi bendición y mi tesoro.
Agradecer a mis amigas la lectura del borrador de “Cuando el mundo se para a tus pies”. Sus sabias y cariñosas opiniones me animaban a seguir escribiendo. Os quiero, tela marinera.
Mi cariño y agradecimiento a Eduardo P. Funes por su generosidad y su arte en la fotografía, consiguiendo transmitir pura energía.
Agradecer en el alma a Alberto López, por captar todo lo que yo quería transmitir en la portada, consiguiendo plasmar en un espacio tan reducido el poder y la magia de la naturaleza.
Agradecida desde el corazón a José de A3 Impresores por su profesionalidad y su trato entrañable, haciendo que me sintiera cómo en casa a la hora de trabajar.
De manera especial reservo mi agradecimiento a todos los lectores y amigos que generosamente me han acompañado a las presentaciones de mis libros. Os doy las gracias por comprarlo, recomendarlo y compartirlo, pero sobre todo, os doy las gracias por vuestro cariño.

Pensaba decir, que he tenido la suerte de estar rodeada de gente maravillosa, pero a estas alturas de la película, consciente de que no hay nada casual, estoy segura de que los mismos que se encargaron de que escribiera el libro, son los que lo han colocado a todos ellos en mi camino.

Por último y por primera vez en mi vida, quiero agradecerme a mí misma por haberme levantado todas las veces que me he caído a lo largo de los años. Por no haber perdido nunca la esperanza ni el buen humor. Por seguir confiando y creyendo en mí a pesar de mis muchos errores. Por haber elegido el camino de la comprensión, disfrutando y compartiendo con los demás el amor a la Tierra, aprendiendo a confiar en ella, a integrarla en mi vida y honrarla para siempre.

Gracias, gracias, gracias.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePrint this page