La mayoría de las veces se tiene el falso concepto de que la espiritualidad va unida a la carencia.

Ignoran que, las personas espirituales, una vez que se dan cuenta de que están en la misma frecuencia que el resto del universo, elevan su vibración sintiéndose en unión con el todo.

Desde el agradecimiento y la sencillez se empoderan como seres humanos y confian en el inagotable suministro divino que la vida les ofrece constantemente.

Nos han hecho entender de que la abundancia está relacionada con la cantidad y lo material y, por supuesto que todo está incluido y es bien recibido, pero no podemos olvidar otro tipo de abundancia que, con el tiempo es mucho más importante y enriquecedora, y es la abundancia de lo inmaterial, la que no se puede vender ni comprar: la abundancia de la sabiduría, de la buena energía, de la generosidad, de la alegría, del entusiasmo,de la confianza, de la compasión, de la comprensión, del entendimiento.

Son muchas las cosas buenas inmateriales que tenemos que pedir en abundancia, pero la más importante por encima de todas es tener abundancia en el Amor, hacia ti y hacia los demás.

Es un trabajo interior largo y profundo, pero si quieres vivir en abundancia tienes que saber que la búsqueda comienza dentro de ti, es ahí donde encontrarás todas las respuestas.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePrint this page